Cocinar con “amor”…

Hola a todos,

Recuerdo desde pequeño escuchar la frase “cocinar con amor” y siempre lo vi como algo romanticoide y cursi que se refería a esas amas de casa entregadas y enamoradas totalmente de sus maridos a quienes guardaban su “comidita” caliente y bien acotejadita. Como típico macho varón dominicano en formación, en aquel entonces, rechace ese modelo como algo para mujeres y no fue sino hasta hace algunos años que retome el concepto, a fines de consideración.

Cocinar “con amor” es eso mismo que pensé y considere desde pequeño…pero no es solo eso, es mucho, mucho más. Cocinar con amor es cocinar con entusiasmo, es cocinar con interés y con ganas. Es querer hacerlo. Es emplearse con energia y motivación.

Muchas veces no estamos de animo o estamos muy cansados y la comida queda subida (salada) o bajita (desabrida) o sentimos que el sazon no dio la talla o que le falto algo y no hay forma de arreglarlo. Podria decirse que nos “falto amor”. Nos faltó energia y dedicación para derramar en ese plato.

Personalmente y quizás para hacer más facil las cosas para mi (todavia el macho varón dominicano está vivo) he decidido llamar a ese sentimiento de otra forma. Siento a menudo el deseo de cocinar algo que deje a quien lo pruebe sin aliento, que piense que nunca ha comido nada tan sabroso, y si es posible, que le haga replantear su vida con respecto a la comida (No exagero) Es asi como me encuentro probando con sabores, ingredientes, hierbas y condimentos que despierten esas pasiones. Le llamo “cocinar con mala fe”…

Ahi tienen, cocinar con “amor” para mi, es cocinar con “mala fe”. Y aunque suene paradójico, es la mismísima cosa!

Arturo

Bienvenidos a mi nuevo blog! (Solo de comidas)

Saludos a todos!

Como saben todos los que me conocen, la comida es para mi una verdadera pasión. Más que comer, me gusta cocinar y ver a los demás disfrutar de mis comidas.

Este medio lo utilizaré para compartir mis recetas (Algo que todavía me cuesta y me hago violencia para lograrlo), las fotos de mis “inventos” culinarios, así como para responder a solicitudes de consejos culinarios (en la medida de mis posibilidades) y para recibir ideas y sugerencias de proyectos culinarios.

Estoy comenzando a explorar la idea de preparar platos por encargo, para lo cual cuento con algo de estructura. Pero quiero tener mucho cuidado de no abrumarme, pues temo que de sobre-cargarme podría perder el amor por lo que hago.

En pocas palabras, poquito, sabroso, bien terminado y sobre todo, cocinado con mucho, mucho amor!